CAMARA DE CUENTAS, CONTRALORIA Y CONTABILIDA GUBERNAMENTAL

 

La auditoría realizada por la Cámara de Cuentas, a la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), ha dejado al descubierto la inoperatividad de las instituciones del Estado y, lo mismo ha demostrado que estas instituciones no son más que nido para incubar los adláteres políticos, como agradecimiento a su apoyo.

La Ley 10-04 define La Cámara de Cuentas como el órgano superior externo de control fiscal de los recursos públicos, de los procesos administrativos y del patrimonio del Estado. Tiene personalidad jurídica, carácter técnico y goza de autonomía administrativa, operativa y presupuestaria. Correspondiéndole el examen de las cuentas generales y particulares de la República, mediante auditorías, estudios e investigaciones especiales para informar a quienes sea de rigor, conforme a las normas constitucionales y la presente ley.

La Cámara de Cuentas tendrá jurisdicción nacional. O sea es el órgano vigilante de los fondos públicos en todo el país. También nos preguntaríamos que es la Contraloría General de la República. La Contraloría General de la República Dominicana, es una dependencia del Poder Ejecutivo de la Presidencia de la República Dominicana, organismo creado mediante la Ley No.1114, en el año 1929, con la finalidad de ejercer la fiscalización interna y la evaluación del debido recaudo, manejo, uso e inversión de los recursos públicos.

La Dirección General de Contabilidad Gubernamental (DIGECOG) es una institución con dependencia del Ministerio de Hacienda, creada con la responsabilidad de ser el órgano rector de la Contabilidad Gubernamental de la República Dominicana de acuerdo al mandato constitucional en su artículo 245 y la ley 126-01. En su artículo 2 explica con claridad meridiana cuáles son sus atribuciones, Ámbito de Aplicación. Las disposiciones de la presente ley serán de aplicación general y obligatoria en todo el sector público dominicano, el cual está compuesto por las siguientes instancias orgánicas del Estado: gobierno central, instituciones descentralizadas, empresas públicas y las municipalidades.

Pueblo Domincano, asi como la OMSA están todas las instituciones del Estado.

Anuncios

LA BIBLIA Y LA CORRUPCION

El tema sobre de la corrupción se encuentra diseminado en la Biblia sobre todo en el viejo Testamento. En Deuteronomio 16:19 leemos: “No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos.
Si nos vamos al libro de Jeremías podemos leer “Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron” Jeremías 5:28.
En Levítico 19:13 leemos “No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana”.

Porque existe la corrupción? Sencillamente porque somos pecadores. La corrupción nació en el huerto del Edén, cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios. Como consecuencia de ello apareció el egoísmo, el cual destruyo la naturaleza humana. A partir de ahí nace el pecado, el cual corrompe el corazón del hombre, naciendo la codicia, la avarician, el deseo de poder y todos los males que generan la corrupción.
Al estudiar detenidamente la Biblia vemos que a lo largo del Antiguo Testamento las sociedades se corrompieron continuamente. Ocurrió en la generación de Noé, en la etapa de la Torre de Babel, durante el cautiverio de los hebreos en Egipto, y en el peregrinar de los hebreos por desierto en busca de la tierra prometida. Como consecuencia de la corrupción, se destruyó la civilización de Noé, se desarrolló la esclavitud de los hombres, se escribieron los diez mandamientos, y durante todo el período de los reyes de Israel, sus gobernantes se corrompieron, y como consecuencia de ello fueron llevados al cautiverio. Es ahí cuando aparecen los profetas para señalar el pecado de la corrupción, ligado al corazón del hombre.

No debe extrañarnos que se cumpla la profecía dada por Jesucristo, el cual afirmó que el último tiempo se iba a repetir la historia de la época de Noé (Mateo 24; 37).

El castigo a los gobernantes corruptos; en el capítulo 3 del libro de Miqueas podemos escudriñar el consejo que se da a los gobernantes: «Escuchen, gobernantes de Jacob, autoridades del pueblo de Israel:
¿Acaso no les corresponde a ustedes conocer el derecho?
2 Ustedes odian el bien y aman el mal; a mi pueblo le arrancan la piel del cuerpo y la carne de los huesos;
3 ustedes se devoran a mi pueblo, le arrancan la piel, le rompen los huesos; lo descuartizan como carne para la olla, como carne para el horno».
4 Ya le pedirán auxilio al Señor, pero él no les responderá; esconderá de ellos su rostro porque hicieron lo malo.
El gobierno corrupto, causa de la caída de Sión
9 Escuchen esto ustedes, gobernantes del pueblo de Jacob, y autoridades del reino de Israel, que abominan la justicia y tuercen el derecho,
10 que edifican a Sión con sangre y a Jerusalén con injusticia.
11 Sus gobernantes juzgan por soborno, sus sacerdotes instruyen por paga, y sus profetas predicen por dinero; para colmo, se apoyan en el Señor, diciendo: «¿No está el Señor entre nosotros? ¡No vendrá sobre nosotros ningún mal!»
12 Por lo tanto, por culpa de ustedes Sión será como un campo arado; Jerusalén quedará en ruinas, y el monte del templo se volverá un matorral.

Esto es solo una muestra de tantas y tantas citas bíblicas sobre la corrupción.

DESAZÓN

Escuchar a legisladores pedirle al presidente de la Junta Central Electoral que desconozca la Constitución y las leyes debe producir escozor. En un país donde la Constitución y las leyes constituyan una dictadura, para que no me acusen de dictador lo que quiero expresar es que vivamos bajo el imperio de la ley como debe ser.

En una demostración de que aquí la Constitución y las leyes son letras muertas, lo vimos en la más reciente modificación de la Carta Magna. No debemos extrañarnos si un día de estos desde el palacio presidencial bajo el pretexto de que el Comité Político de PLD lo pide; “perdón quise decir el pueblo lo pide”, se le ordena a Roberto Rosario que no aplique la reordenación de los Diputados a elegir ya que eso causa disgusto y distorsión a los seguidores, amen de que faltan cargos para llenar las apetencias.

Somos el mejor país creando incertidumbres. Somos quizás el único país del mundo que consta de dos constituciones, una para el pueblo llano y otra para quienes nos gobiernan y nos dirigen, una monárquica y otra esclavista,

Debemos respetar el mandato de la ley, pero nuestros mandatarios dicen que ellos son la ley y la Constitución.

Todos los conflictos institucionales o de pugnas de poder se han resuelto violando las leyes, o modificándolas porque la administración pública y la dirección del país no responde a las necesidades de la mayoría que es el pueblo, sino a las aspiraciones de los dirigentes políticos, los cuales han demostrados carecer del mas mínimo escrúpulo. Nuestros políticos partidistas han demostrados ser los más aventajados discípulos del Príncipe Nicolás Maquiavelo “el fin justifica los medios”. Es casi seguro que un día de estos sea sometido al Congreso Nacional la modificación del articulo 81de la Constitución, considerando que el progreso y desarrollo de la nación no se puede prohibir; que se hace necesario que el número de Diputados sea directamente proporcional a la cantidad de habitantes y por lo tanto la cantidad no se puede limitar, ya que con esto le estamos impidiendo a nuestro jóvenes el legitimo derecho constitucional de ser elegido, además que con esta limitación en el número de Diputados le estamos negando a los ciudadanos estar legítimamente representados cuando la verdad es adherir más a las tetas de la Res- pública.

No somos de los países más pobres, Dios preñó estas tierras de unas riquezas naturales envidiables que desde 1492 están llenando arcas en todo el mundo y aún siguen inagotables donde los Pedro Santana imponen sus ideales y los Juan Pablo Duarte siguen siendo los traidores.

MI LECTURA DE LAS ELECCIONES.

Con todo el respeto que se merecen mis lectores quiero manifestar mi parecer sobre el recién pasado certamen electoral. A mi humilde interpretar son varios las factores a tomar en cuenta, La verdad es que en asunto de votar el pueblo dominicano ha dado una demostración de civismo y democracia, una muestra de ser un pueblo respetuoso del sagrado derecho de elegir. Una asistencia masiva en orden.

Dos los políticos nos mostraron que son carentes de capacidad para gobernar y además pusieron sobre la mesa su ambición de mandar solo con la intención de aplastar y burlarse del pobre pueblo elector. nuestros políticos, no muestran ser digno de confiarles el manejo de las cosas publicas son inmaduros y explosivos Su comportamiento solo sirve para alejar los votantes de las urnas..

Es penoso, ver como algunas personas por ignorancia se dejan utilizar como carnadas por políticos astutos, para supuestamente defender un derecho no obtenido pero si ambicionado. La voluntad expresada en las urnas es lo que menos importa en estos procesos, somos objetos que nos llevan a un teatro y terminada la función nos tiran al zafacón hasta cuatro años más.

Causa tristeza ver nuestros “ídolos o lideres” políticos enfrentar las situaciones y comportase con la actitud del más desposeído de ideas, enfrentar la situación como el más feroz miembro de la fauna. La violencia jamás debe decir presente en un líder.

La República dominicana no puede volver a organizar si es que se le puede llamar organizar, otro proceso electoral en esas condiciones, sin una ley de partidos que ponga frenos a las acciones desmedidas e irrespetuosas de los dirigentes políticos. Es necesario que se tracen reglas de participación claras y que nuestros procesos electorales estén dotados de control jurídico. al activismo político hay que inyectarles respeto y se asegure a la militancia política en los partidos. El transfuguismo no se puede premiar en detrimento de los verdaderos luchadores de un partido Si se quiere preservar la democracia hay que erradicar la circulación de dinero entre los electores. El derecho a ser elegido es un derecho de todos los ciudadanos dominicanos sin excepción de condición económica. A los cargos públicos deben llegar los mejores hombres y mujeres, ciudadanos y ciudadanas que presenten hojas de servicios comunitarios, una certificación de vida y costumbre verificada. Lo económico no debe ser el único requisito para acceder a un puesto electivo. La compra de conciencia es el cáncer que erosiona la base de la democracia, la ameba que destruye el intestino del sistema democrático. En el pasado proceso electoral fueron elegidas personas que con su victoria han dado un ejemplo de que no solo el dinero da la victoria. Figuras jóvenes se impusieron a base de propuesta realizables. Y eso es muy bueno para construir un relevo, penetrar al pueblo sin repartir dinero sirve de inspiración a otros huérfanos de fortuna monetaria.

Urge una ley electoral acorde con los tiempos actuales, vivimos la era de la tecnología y la globalización, la era del conocimiento, donde nada pasa desapercibidos, un estornudo en cualquier rincón del planeta repercute en todo el universo. Los tiempos actuales exige la preparación de recursos humanos capaz de responder con rapidez y eficacia lo cual se logra con practica e instrucción.

Voluntad, voluntad política, voluntad de hacer, voluntad de respetar la Constitución y las leyes del país. Ninguna Nación en el mundo es grande y poderosa si no respeta su orden jurídico, nada se logra con leyes inaplicables, es mejor pocas pero funcionales y todo funciona cuando exista voluntad. Los juristas siempre buscaremos interpretar las leyes a nuestra manera pero las leyes deben ser enérgicas, sancionadoras, explicativas, rígidas. Jamás flexibles, no dependientes de las circunstancias, tampoco hechas al vapor. Una muestra de voluntad, se ha puesto de manifiesto post proceso con la unión de nuestros dirigentes políticos para reclamar unidos; ojalas y así sea cuando el país pida unión para la solución de los problemas.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), perdió la sindicatura del Distrito Nacional, ahora veremos si el presidente de la República demuestra que es el presidente de todos los dominicanos o el presidente de los peledeístas,. Bajo ningún concepto puede ahogar el cabildo capitalino, pues un presidente jamás debe usar el rencor ni la venganza contra sus adversarios. En cambio el síndico capitalino debe demostrar que en la parcela del frente hay personas que si saben y tienen madera para dirigir las instituciones y el país, el Ayuntamiento del distrito nacional era la hoguera donde iban a cremarse los futuros cadáveres políticos es cuestión del ayer. Ya felizmente no existe la raya de separación entre gobiernistas y gobernados, todos somos solo dominicanos.

CUIDEMOS LA CALIDAD DE NUESTRO VOTO

La democracia según la definió Abrahán Lincoln es un sistema “del pueblo por el pueblo y para el pueblo” descansando en un trípode y cualquiera de esas patas que falle provoca la caída de la misma.

Un cuerpo humano es cabeza, tronco y extremidades así mismo es la democracia mandato que es la ley el Legislativo, ejecución  el Ejecutivo y supervisión el Judicial

Llama a preocupación la composición del actual Congreso pero aún más preocupante es la posible conformación del próximo. El pasado pasado es, hay que vivir el presente y preparar el futuro, pero si no preparamos un buen futuro tendremos que conformarnos con los sufrimientos del mañana y pueden salir lágrimas negras como la canción aquella.

Al Congreso Nacional deberían ir las personas más nobles de los pueblos, en un congreso idóneo tendrían representación los  profesionales y técnicos de todo el quehacer humano, ricos, pobres, clase media, joven, de avanzada edad, de mediana edad, católicos, adventistas, protestantes, ortodoxos, espicopal, moravianos, ateo y discapacitada porque eso seria una verdadera representación de la sociedad en sentido general.

Cada día se nota un afán por la formación de un congreso integrado por millonarios aunque sin condiciones morales, sin importar la procedencia de esos dineros. Si fuéramos a exigir documentos de buena conducta para aspirar a un cargo congresual o municipal  habría que poner anuncios en la prensa solicitando aspirantes.

Nosotros los electores tenemos la obligación de asear los partidos políticos, ya que ellos postulan a cualquier adinerado sin el menor escrúpulo.  Ante esa situación nuestro deber es excluir esos candidatos de nuestra selección. Pero eso no será solo en el Congreso igual situación se presenta en los ayuntamientos; la función de regidor se ha cualquierizado, ambos dentro de su funciones tienen la facultad de crear leyes  y siendo así nos dirigimos a crear normas jurídicas protectoras de vicios, mala conductas y todo tipo de actividad reñida con la ley.

Hasta el momento los partidos políticos están repletos de miembros de conducta cuestionables, y son los partidos los proponentes de los candidatos brindándonos opciones de ninguna calidad moral pero si con grandes cuentas bancarias porque en una sociedad podrida nadie exige.

Los partidos políticos han hecho de las primarias un instrumento de burlas y desprecios hacia el verdadero liderazgo partidario, porque a la hora de decidir los dueños tienen la última palabra y como el voto es una mercancía que se compra y se vende al final el que pueda comprar mas se impondrá-

El Estado subvenciona los partidos políticos para que los hijos de Machepa tengan oportunidad de participación, para que todo ciudadano pueda aspirar a ser elegido según establece el artículo 22.1 de nuestra Constitución vigente.

En la elecciones del 1962 el profesor Juan Bosch obtuvo un 59.29% de los votos, usando como slogan “vergüenza contra dinero”, sin repartir un centavo, sin comprarles a nadie su voto. José Francisco Peña Gómez  fue un líder que no utilizaba la repartidera de ron ni dádivas para concentrar masa; el único capital utilizado era su ideología y su discurso motivador, jamás el dinero.

Dirigir el Estado debe estar revestido de sacrificio jamás se debe ir al Estado pensando en riquezas no podemos ver un cargo electivo como una empresa en la cual invertimos pensando cobrar  grande interés.

OH! Machepa tantos hijos que tened y ninguno con derecho permitido

El artículo 38 de la Constitución dice que el Estado se fundamenta en el respeto a la dignidad de las personas y se debe proteger los derechos inherentes

El Artículo 68 de nuestra normativa Constitucional señala que La nominación de los candidatos a cargos electivos que hayan de ser propuestos por un partido político, reconocido o inscrito, deberá ser hecho por el voto afirmativo de la mayoría de los delegados a convenciones regulares y públicamente celebradas tres (3) días, por lo menos, después de haber sido convocadas por medio de aviso público en un diario de circulación nacional.

Así mismo el artículo 69 regula la forma de las propuestas. Las propuestas de candidatos serán formuladas por el organismo directivo central o por los respectivos organismos directivos provinciales, municipales o del Distrito Nacional, según los casos, de conformidad con las designaciones hechas por las convenciones correspondientes; y serán presentadas por medio de escrito que se entregará al Secretario de la Junta Central Electoral o de la correspondiente junta electoral.

No importa que nos ofrezcan los partidos, la decisión es nuestra. No vendamos nuestra libertad, defendamos nuestros derechos. Demostremos que no hay dinero que compre nuestro voto y con el nuestra conciencia, no estamos obligados a seleccionar lo que el dinero no imponga.

DE REELECCIÓN Y CONSTITUCIÓN

El tema de la reelección esta causando de que hablar en nuestra constitución desde el 1966, siendo establecida la reelección indefinida y consecutiva lo cual permitió crear una dictadura presidencial que mantuvo vivo el sistema que por espacio de treinta y un años sustentó Rafael Leonidas Trujillo, que no era de extrañar ya que Joaquín Balaguer fue su discípulo. Balaguer gobernó por 12 años haciendo uso de los recursos del Estado incluyendo el poder militar, el poder económico, el libertinaje y cualquier método represivo que le permitiera reducir sus opositores en sus aliados o los desaparecía, así tan sencillamente.

Hasta que en el 1978 asume la presidencia el hacendado Silvestre Antonio Guzmán Fernández por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), agrupación que tenia como norte la no reelección presidencial aunque su cúpula gerencial era vitalicia, pero respetuosa en cuanto a sus estatutos y principios doctrinales. Con la llegada del PRD se rompe el sistema reeleccionista no porque la constitución lo prohíba sino por principios ideológicos.

Con el retorno de Joaquín Balaguer en el 1986 vuelve a imponerse la reelección hasta que una reforma forzosa en el 1994 estableció la reelección indefinida no consecutiva con un período de receso, todo con el prepósito de impedir que Joaquín Balaguer volviera a reelegirse; así llegamos al 2002 y se establece la reelección consecutiva con un nunca jamás tratando de permitir el surgimiento de nuevos lideres con perfil presidencialista. Llegando así al 2010 donde se reimpone la reelección pero no consecutiva con la variante de dejar pasar un periodo.

Hasta que no aprendamos a respetar la constitución y darles el valor que debe tener seremos victima de los oportunistas políticos que con el deseo de exprimir la res pública hacen pacto con el mismo Satanás relegando el derecho al progreso y la superación de la juventud a la indiferencia.

Un país carente de una ley de partidos políticos, donde sin temor a exagerar, los partidos políticos son las instituciones menos democráticas de nuestro país. Ante la inexistencia de normas que puedan llenar el déficit generado por el requisito de democracia interna establecido en la Constitución Política, solo quedan los estatutos partidarios, pero como en República Dominicana no existen partidos de ideología sino un grupo de seres humanos reunidos alrededor de un hombre con habilidad superior a los demás del grupo, los cuales sólo piden como pago a su adhesión inmunidad oficial, que le permita disfrutar los bienes del Estado como si fuese su predio privado, todo el que suba al palo le será muy difícil bajarse ya que su acólitos siempre querrán garantizar su disfrute.

Hasta que no aparezca un gobernante que le asigne a la constitución su valor como ley fundamental del país, que permita construir un verdadero estado social y democrático de derecho. la palabra reelección siempre estará fija en las mentes de los gobernantes y siempre estarán dispuestos a hacerle un roto a la constitución para empotrarle un parche que permita la reelección presidencial, y, es que, la no reelección, solo es una expresión circunstancial y nada más, la cual es usada según las circunstancia del momento, y como el pueblo no sigue ideologías ni hechos si no a hombres o nombres, siempre será una necesidad la reelección del gobernante de turno llámese como se llame y gobierne como gobierne. Las reformas constitucionales tienen como fundamento ponerse al día y a tono con las garantías y derechos fundamentales para llenar las exigencias de los nuevos tiempos y por eso es que el articulo No. 267 de nuestra constitución señala la forma de cómo debe modificarse y es precisamente para evitar modificaciones innecesarias sin ningún valor a la misma constitución; no podemos modificar nuestra constitución por el simple hecho de que un gobernante pueda ser reelegido.

Una de las grandes discusiones actuales en la materia se refiere a la reelección presidencial inmediata: Si le echamos un vistazo a otras constituciones del continente americano podremos observar que América Latina tiene una tendencia hacia la reelección. Veamos:
La constitución de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador y Venezuela permiten la reelección a un nuevo periodo en forma inmediata. Mientras que Chile, Perú, Uruguay, Costa Rica, El Salvador y Nicaragua es permitida pero no en periodo consecutivo.
La constitución de Paraguay, establece que el presidente y el vicepresidente duraran en sus funciones cinco años improrrogables y que no podrán ser reelegidos en ningún caso. También es prohibida por mandato constitucional en Guatemala, México y Honduras.

El articulo 25 párrafo 2 de la constitución chilena establece que El Presidente de la República durará en el ejercicio de sus funciones por el término de cuatro años y no podrá ser reelegido para el período siguiente.

En la Constitución de Perú su artículo 112 señala que “El mandato presidencial es de cinco años, no hay reelección inmediata. Transcurrido otro período constitucional, como mínimo, el ex presidente puede volver a postular, sujeto a las mismas condiciones”.

La Constitución de México en su Artículo 83 dice “El Presidente entrará a ejercer su cargo el 1o. de diciembre y durara en el seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República, electo popularmente, o con el carácter de interino, provisional o sustituto, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto.

La constitución de Uruguay en su Artículo 152 establece con relación al Presidente y Vicepresidente: El Presidente y el Vicepresidente durarán cinco años en sus funciones, y para volver a desempeñarlas se requerirá que hayan transcurrido cinco años desde la fecha de su cese. Esta disposición comprende al Presidente con respecto a la Vicepresidencia y no al Vicepresidente con respecto a la Presidencia.

La constitución de Bolivia tiene establecido en su artículo 169 “…pueden ser reelectas o reelectos de manera continua por una sola vez” con lo cual abrió el paso a la reelección presidencial consecutiva.

La constitución de Brasil en su artículo 82 dice que “El mandato del Presidente de la República es de cinco años, prohibiéndose la reelección. Pero en 1997, una modificación constitucional aplicada por el presidente Lula introdujo la reelección por un periodo y nada más.

En la Republica de Argentina, la constitución establece en el artículo 90 “El Presidente y vicepresidente duran en sus funciones el término de cuatro años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un solo período consecutivo. Si han sido reelectos, o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos, sino con el intervalo de un período.

La constitución de Panamá en su artículo 178 señala que “Los ciudadanos que hayan sido elegidos Presidente y Vicepresidente de la República no podrán ser reelegidos para el mismo cargo en los dos períodos presidenciales inmediatamente siguientes”.

El caso más conocido y mencionado es el de los Estados Unidos de Norteamérica donde existe la reelección por un periodo más y nunca jamás.

En Colombia, según la constitución del 1991, estaba prohibida y después de muchos intentos, en el 2005 se logra establecer la reelección inmediata, la que hizo posible a Álvaro Uribe un segundo mandato a partir de 2006. Y actualmente permite al presidente Juan Manuel Santos postularse y ser reelegido.

En Honduras la Constitución no sólo prohíbe la reelección, sino que sanciona con la destitución inmediata al funcionario que la proponga o promueva, con la inhabilitación por 10 años. Artículo 239 de la Constitución de la República de 1982.

En Nicaragua en el 1995 pasó de consecutiva a alterna, regresando al poder en el 2007 el presidente Daniel Ortega, quien se ha declarado a favor de la reelección inmediata.

La constitución de Haití, el capitulo II sección A articulo 134-3 prohíbe la reelección presidencial inmediata. Pero se puede reelegir para otro periodo, sólo después de cinco años no pudiendo aspirar en ningún caso a un tercer período.

En Republica dominicana la institucionalidad es muy débil y producto de eso las instituciones no funcionan; comenzando por la misma constitución la cual no obstante haber sido objeto de una modificación que la convertía en una constitución moderna acorde a los momentos que vive la humanidad sólo ha sido utilizada según los intereses en juego, incluso su mismo patrocinador con apenas meses de haber sido promulgada hizo esfuerzos ingentes por cambiarle para reelegirse. El Estado no es un hombre, el Estado no es un nombre el Estado es el conjunto de instituciones necesarias para el funcionamiento del País. El Estado es perpetuó, perenne. Somos quizás uno de los países de más profusión en normas jurídicas pero también es el país donde menos se respeta el ordenamiento jurídico establecido.

El pueblo es el soberano, y el único con derecho de escoger, pero también debe tener la oportunidad de premiar a quien lo ha hecho bien y así mismo darse el gusto de castigar a quien se lo merezca
Es tiempo de que los dominicanos respetemos nuestra normativa constitucional porque tal parece ser que cuando Ferdinand Lasalle dijo que la constitución es un pedazo de papel lo dijo pensando en el pueblo dominicano.

Durante la época de Trujillo la Constitución se modificó siete veces. En los años 1934, 1942, 1847, 1955, 1959 y dos veces en 1960. Muchos de estos cambios sirvieron para dar mayores poderes al jefe, otras veces para resolver problemas del momento, en ocasiones para dar categoría constitucional a nuevas ideas políticas, pero la mayoría de las veces era para glorificar a Trujillo.
Para las primeras modificaciones se utilizo el sistema de las Asambleas Revisoras, elegidas mediante voto popular. Pero luego, a partir del año 1959 se cambio este método para que las modificaciones se hicieran a través de ambas cámaras, reunidas en Asamblea Revisora, evitando así la necesidad de una elección popular que escogiera a los miembros de la misma. De este modo, a partir de la modificación del 1959,

NO ES INCONSTITUCIONAL EL ARTICULO 85 DEL CPP

La cantaleta que ha desatado la modificación del Código Procesal Penal, nos deja una muy buena lección que el pueblo debe meditar. Si hurgamos en la memoria veremos que en caso como la Sum Land, Barrik Gold y la modificación del articulo 85 párrafo tres del código procesal penal, nuestros “Honorables” legisladores son unos irrespetuosos y burlones de quienes les damos el derecho.
Da pena oír un diputado decir que no tiene tiempo para leer un anteproyecto de Ley, si para eso le pagamos, y pagamos muy bien; pero la burla y el irrespeto viene desde la misma presidencia de las cámaras con el uso del intrenet. Una ley que concierne a todos los habitantes nacionales o no de un país no puede ser un secreto, debe ser discutida, estudiada y ponderada con transparencia lo cual requiere de tiempo.

La lección dice que nuestros honorables legisladores cuando se trata de defender su propio interés no le importan pactar con el mismo Satanás. Y la modificación al párrafo tres del articulo 85 no es mas que un salvoconducto que los políticos quieren asegurar, con lo cual demuestran su actitud, espíritu y vocación a la corrupción.

Total, el código procesal Penal está en vigencia desde el año dos mil cuatro y aún no tenemos jurisprudencia de casos de corrupción de ningún funcionario público que haya sido acusado juzgado y condenado lo cual demuestra dos cosas: una que éste es el país en donde los funcionarios son todos personas de honorabilidad y pulcritud y la otra cosa que no existe ningún tipo de control que pueda vigilar la corrupción administrativa.

Muy cierto es que la constitución en su articulo 22. 5, 75.12, 138 y 139 señalan que la ciudadanía debe vigilar la transparencia de cualquier persona sea este funcionario o no que esté en el manejo de la cosa pública.

Decir que el artículo 83 párrafo 3 es inconstitucional es pronunciarse en contra de varios mandatos de la Constitución como son: artículo 8, 22.5, 74, 75.12, 138, 139 y 246. El artículo 8 dice que los derechos son progresivos, lo cual indica que pueden mejorarse, ampliarse pero jamás deben ser regresivos. Ninguna ley puede acomodarse para satisfacer problemas particulares. Lamentablemente se quiere arreglar el Código Procesal Penal para favorecer a ex funcionarios del gobierno anterior, del presente y los del futuro.

No es los mismo una denuncia que una querella, según el articulo 267 del código procesal Penal una querella es “El acto por el cual las personas autorizadas por este código promueven el proceso penal por acción pública o solicitan intervenir en el ya iniciado por el ministerio público” y, precisamente el articulo 85 señala quien puede ser querellante afecten los hechos punibles a personas individual, intereses colectivos o difusos. Lo mismo que si son cometidos por funcionarios público.
La querella debe ser incoada por ante el Ministerio Público el cual debe estudiarla y proceder, ahí radica el problema, sucede que el Ministerio público no es más que un subalterno del presidente de la república, un miembro mas del gabinete él cual está para cumplir las ordenes del presidente, no del pueblo, esto significa que con el párrafo tres o no del articulo 85 es la misma cosa.
Estoy de acuerdo que el código sea modificado en ese sentido pero que se le dé al ciudadano el derecho de querellarse no ante la fiscaliza sino ante un Juez directamente.

Cuando los defensores de la modificación del Código procesal penal defienden la denuncia no son capaces de citar el artículo 264 el cual señala que “tienen obligación de denunciar sobre todas las infracciones de acción pública que llegan a su conocimiento en el ejercicio de sus funciones o en ocasión de éste: Los funcionarios públicos, los médicos, farmacéuticos, enfermeros, y demás que ejerzan cualquier rama de las ciencias medicas; los contadores públicos autorizados y los notarios públicos, respecto de infracciones que afecten el patrimonio o ingresos públicos”. Este artículo limita la facultad de denunciar a personas específicas, no a cualquier ciudadano.

Pero otro problema que conlleva la denuncia es lo que establece el artículo 266, el denunciante solo es responsable si la denuncia es declarada falsa, y en nuestro sistema investigativo la falsedad siempre existe cuando el ministerio público debe investigar un funcionario público o con protección de cualquier índole, y, siendo así se le aplica la difamación y la injuria delito tipificado en nuestro Código Penal.